lunes, 15 de octubre de 2018

La artesanía en la legislación cultural de Venezuela

Foto: Jose Escalona

La historia de la legislación artesanal de Venezuela podría resumirse en tres momentos: el primero, desde la Colonia hasta el año 1993. La normativa específica de las artesanías de ese período surgió de los Cabildos y Concejos Municipales. El segundo, corresponde al año 1993, cuando la artesanía alcanza rango nacional y se declara de interés público, a propósito de la creación de la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal, (dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, el 11 de agosto de 1993) y (Publicada en la Gaceta Oficial, N° 4.623, entrando en vigencia, el 3 de septiembre de 1993). El tercer momento, se sucede en el año 1999, en el marco de Constituyente, cuando la artesanía alcanza rango constitucional, superior y fundamental, así como goza de protección especial por parte del Estado, tal como lo establece la unidad normativa 309, de manera explícita y particular, y en el Artículo 100, de forma implícita y general, de la Constitución de 1999. Un conjunto de requerimientos legislativos hacen su aparición. En primer término una potencial reforma de la Ley de Artesanías del año 1993, para ponerla a tono con el sentido, propósito y razón de ser del texto constitucional, constituye un de esas necesidades. Tal propósito derivo, afortunadamente, en la sanción y aprobación por parte de la Asamblea Nacional de la Ley parar el Desarrollo y la Creación Artesanal, (Gaceta Oficial Extraordinario. N° 6.184 del 3 de junio de 2015). La Legislación Artesanal se pone a tono y en sintonía con la Carta Magna del 99 y junto a las Disposiciones Artesanales Constitucionales, la Ley Orgánica de Cultura y la específica norma jurídica local del Municipio Bolivariano Libertador, la Ordenanza parra la Preservación, Protección y Fomento al Desarrollo de la Actividad Artesanal, (Gaceta Municipal N° 3467-I-1Del 15 de noviembre de 2011), se conforma todo un cuerpo normativo artesanal básico, fundamental y pudiera servir de modelo para emprender la elaboración de una semejante legislación en el resto de los municipios y estados de Venezuela, considerando sus especificidades y particularidades. La Legislación Artesanal exhibe un momento histórico e inédito en la historia de la normativa jurídica cultural del país.

LEY DE FOMENTO Y PROTECCIÓN AL DESARROLLO ARTESANAL DE 1993.


Este instrumento jurídico cultural posee 32 unidades normativas, 5 Títulos y 7 Capítulos. El Título I se refiere a las disposiciones generales y contiene un Capítulo I que trata del objeto de la Ley, se declara de interés público el desarrollo artesanal y se define que es artesano y artista popular, así como se determina el productos artesanal. Tiene 3 artículos, desde el 1 al 3. El Capítulo II establece los Consejos Artesanales con una sola unidad normativa, la 4, y el Capítulo III trata del Registro Nacional de Artesanos, que abarca los artículos 5,6 y 7. El Título II aborda la Dirección Nacional de Artesanías con 4 Capítulos: Capítulo I sobre las disposiciones generales, va del artículo 8 al 11. El Capítulo II de las Atribuciones comprende los artículos 12,13 y 14. El Capítulo III de la Dirección y administración reúne a los artículos 15, 16, 17,18 y 19. El Capítulo IV del Consejo Asesor, transita las unidades normativas 20, 21, 22 y 23. El Título III hace referencia a los Fondos y abarca los artículos 24, 25, 26 y 27. El Título IV de los Incentivos Fiscales con los artículos 28 y 29 y el Título V sobre las Disposiciones Transitorias y Finales con los artículos 30, 31 y 32.El ciclo de vida de tal instrumento jurídico cultural estuvo vigente desde 1993 hasta el primer semestre del 2015. Ello quiere decir que estuvo efectivo durante 21 años y medios. En otras palabras más de dos décadas, lo que ya venía exigiendo su actualización o creación de otra norma, tal como sucedió en el proceso de elaboración de su propia legislación por parte de los artesanos y artesanas. Si existe algún gremio que ha demostrado su protagonismo y ardua labor en la construcción de su propia normativa cultural ha sido históricamente los artesanos y artesanas.

RANGO CONSTITUCIONAL DE LA ARTESANÍA.


La inferencia es la siguiente: si en Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal, del año 1993, precisa: “Se declara de interés público el desarrollo artesanal…” (Art. 2), lo que impone dos condiciones para la artesanía: tener rango nacional y ser de interés oficial; entonces, en el desarrollo del proceso constituyente, la artesanía alcanza rango constitucional y superior cuando en el Artículo 309 de la Carta Magna, del año 1999, se establece: “La artesanía e industrias populares típicas de la Nación, gozarán de protección especial del Estado, con el fin de preservar su autenticidad, y obtendrán facilidades crediticias para promover su producción y comercialización”. Si consideramos al desarrollo artesanal y sus productos y creaciones como la actividad de más antigua data; entonces es inherente a la misma su carácter popular. En consecuencia, las artesanías como parte de las culturas populares estarían incluidas, también, en el precepto constitucional que establece: “las culturas populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas…”. (Art. 100. CRBV, 1999).

EL MAPA ARTESANAL DE VENZUELA Y LOS PLANES CULTURALES.


El Régimen Legal de los Recursos Culturales, antes de 1993, estaba formado por la normativa que reúne la organización institucional de la acción cultural de los poderes públicos; la normativa de las academias, la del patrimonio cultural, la de promoción de la creación y literaria, así como la normativa de los servicios bibliotecarios, de información y documentación y del fomento de la música. El Régimen Legal de los Recursos Culturales incorpora una nueva figura jurídica cultural, a propósito de su aprobación por parte del entonces Congreso de la República, la Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal, en el año 1993. Este hecho histórico es de necesaria consideración en el devenir de la Legislación Cultural de Venezuela, en términos generales, y de la Legislación Artesanal del país, en términos específicos.

Por vez primera, se eleva a condición de ley nacional una de las actividades de más antigua y vieja data relacionada con la cultura: las artesanías. El hecho no deja de ser trascendente, si consideramos que la actividad artesanal ha existido en Venezuela desde la Época Amerindia hasta nuestros días. De igual manera, el desarrollo artesanal como manifestación cultural y como elemento de identidad comienza a valorizarse desde una perspectiva de interés público para la nación. En consecuencia, el Mapa Artesanal de Venezuela, expresado en su Artesanía Indígena, su Artesanía Tradicional Popular, su Artesanía Contemporánea y su Artesanía Binacional-Bicultural recobra su condición histórica y puede potencialmente formar parte de los Planes Culturales Estratégicos de gestión pública gubernamental nacional, estatal y municipal desde la dimensión cultural del desarrollo para aquel momento. Sigue estando vigente tal perspectiva.

PANORÁMICA DE LA LEY ORGÁNICA DE CULTURA.


La Ley Orgánica de Cultura consta de un total de cuarenta unidades normativas, (40) artículos y cuatro (4) Capítulos. Finalmente, posee una única Disposición Derogatoria, dos Disposiciones Transitorias y una única Disposición Final. El título propio de esta norma jurídica cultural es Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Cultural, (Gaceta Oficial N° 6.154. Extraordinaria. 19 de noviembre de 2014).

El Capítulo I se refiere a las Disposiciones Generales. Consta de nueve (9) artículos, desde el 1 hasta el 9. El Capítulo II se refiere a la Identidad y Diversidad Cultural Venezolana. Posee cinco (5) artículos, desde el 10 al 14. El Capítulo III trata de las Políticas Públicas en Materia Cultural. Va desde el artículo 15 al artículo 34. Tiene un total de veinte (20) unidades normativas. El Capítulo IV aborda lo relacionado con la Cultura Venezolana en el Exterior. Lo conforman los artículos 27 y 28. Tiene dos unidades normativas. Y el Capítulo V de la Cultural Venezolana en el Exterior, del Fomento de la Economía y la Infraestructura Cultural. Tienen seis (6) artículos, del 35 al 40. La Ley Orgánica de Cultura es firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, en Caracas, el 13 de noviembre de 2014.

SITUACIÓN DE LA ARTESANÍA EN LA LEY ORGÁNICA DE CULTURA.


La artesanía hace su aparición en la Ley Orgánica de Cultura, en primer lugar, en el ordinal 10 del Artículo 3, del Capítulo I, referido a las disposiciones generales, en el cual se intenta definir a la artesanía como actividad liberadora y, en segundo lugar, en el Artículo 16 del mismo capítulo III, en los siguientes términos: Para dar cumplimiento a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de cultura, diseña políticas públicas destinadas a la formación, capacitación, actualización, promoción, producción y comercialización de estas artesanías con el fin de preservar su autenticad y permanencia. El desarrollo de estas políticas estará contenido en la ley respectiva.

Esta unidad normativa, de carácter orgánica, intenta desarrollar el precepto constitucional. No obstante, lo único que logra, el texto de la ley, es brindarle mayor precisión al texto superior, el cual contiene todo lo que reitera aquel. La ley, por lo menos, debería caracterizar lo que la Carta Magna precisa como “protección especial del Estado”. Todos los demás adjetivos utilizados en la norma orgánica constituyen una reiteración innecesaria del texto constitucional. La ley quiere dar cumplimiento a lo establecido en la Ley Superior y culmina en una reiteración acomodaticia, quizás algo más expresiva, pero no aporta nada que pueda considerarse que desarrolla el precepto fundamental.

CREACIÓN DE UN CONTEXTO DE APRENDIZAJE PARA LA LEGISLACIÓN CULTURAL.


A partir de la realización de múltiples, variados y permanentes cursos, talleres, seminarios, coloquios, conversatorios, junto a una investigación permanente, hemos venido planteando la creación de la Cátedra Permanente de Legislación Cultural. Resulta fundamental capacitar y formar talentos humanos en materias sobre la normativa jurídica cultural, la artesanal, la patrimonial, entre otras muchas. La Cátedra de los Derechos Culturales se asoma como una necesidad histórica, política y social que permite transformar al vecino, en general, y a los creadores y creadoras culturales, en particular, participar de manera protagónica y fundamental para desarrollar, promover y crear una normativa cultural revolucionaria.

SOBRE EL MÉTODO DE ANÁLISIS DE LA NORMA.



Partimos, por lo menos de dos axiomas: primero, la norma no es inocente y su lenguaje tampoco. La norma a través de su específico lenguaje jurídico expresa una concepción del mundo y responde a intereses de clase, grupos, comunidades étnicas, sectores.

En segundo término, en el acto de analizar y estudiar la ley no se puede ser ni lisonjero ni displicente… Luego utilizamos un método empírico de análisis caracterizado por ser libre y libérrimo, que se caracteriza por leer el texto jurídico de la determinada unidad normativa y ponderar y evaluar sus logros, alcance y potenciales limitaciones. Ese primer camino va, inexorablemente, acompañado, del estudio y análisis de la legislación cultural comparada. La legislación cultural comparada brinda luces para emprender las reformas que sean necesarias.


Efraín Valenzuela | Lunes, 14/05/2018

Fuente:  Aporrea

miércoles, 3 de octubre de 2018

ELVA MARINA VILLEGAS RIVERO.

Artesana Origami / Reciclaje / Objetos lúdicos y decorativos



Caraqueña de San Agustín y criada en el Valle, es maestra graduada (1969) y profesora Egresada del Pedagógico de Caracas (1980), dio preescolar durante 22 años estando encantada por los juegos para el entretenimiento y la formación. 

Es artesana desde 1975 con un trabajo ecléctico con un poco de todo, inspirado en el gusto que ha tenido siempre por las actividades lúdicas que emplean la imaginación.

Su Trabajo artesanal tiene como concepto y característica principal la simplicidad para que la mente complete la esencia del contorno.

Elva Villegas se dedica a la elaboración de:
  • Piezas origami y otras piezas donde la materia prima es papel.  (Guacamayas, grullas, etc)
  • Muñecas de trapo sin rostro en la que el espectador con su imaginación completa y le figura el rostro.
  • Vehículos y camiones de madera, con una estética simplificada y funcional como elemento lúdico o decorativo
  • Objetos decorativos con semillas intervenidas donde la imaginación sugiere y crea. Las semillas de mango como maracas 

En su trayectoria destaca que es Fundadora de Origami Venezuela, ademas tiene Piezas emblemáticas, como “los hermanos de leche” donde rememora a Bolívar amamantado por la negra matea; acompañando a su propio bebé y que desde allí surge este lazo de hermandad.

Elva ha participado en muchos eventos y reconocimientos por su labor creativa artesanal, con instituciones como PDVSA, IPASME, Ateneo de Carupano, entre otros y también internacionales como el premio MENCIÓN DE HONOR POR EL BUEN DISEÑO el 2012 en el Mencion de buen diseño en el concurso Internacional “ORIGAMI SIMPLE”, es miembro honorario de ORIGAMI PERU y fue invitada el 2013 por el BARCO DE LA PAZ (Japón) a plegar MIL GUACAMAYAS  de su autoría.





elva villegas by Slidely Photo Gallery

Si deseas contactar a Elviria

📧elvamarinavillegas@gmail.com

Teléfono: 04126315268

domingo, 5 de agosto de 2018

Encuentro Erika Farias y Artesanos de Caracas en el Museo del Teclado

En la mañana del pasado 19 de Julio en el Museo del teclado se realizo este encuentro entre los artesanos que hacen vida en Caracas y la alcaldesa Erika Farias, junto al personal de Fundarte que lleva el quehacer cultural de la ciudad, Control Urbano que regula la actividades en los espacios públicos y otros funcionarios que forman parte del equipo de la alcaldía, la asistencia de artesanos fue bastante nutrida.

Ya en semanas pasadas se había realizado una reunión donde se discutieron  los proposiciones que se les fueron presentada a la alcalde, la artesana Luisa Nieto fue asignada para su lectura como parte del acto protocolar.

La presidenta de Fundarte Maria Alejandra Godoy  que intervino antes de la llegada de la alcalde comento estos principales puntos:


  • El Fondo de Incentivo a la Creación dirigido a los cultores que esta en sus primeras fases de realización y funcionamiento, que se verán representadas en financiamiento y acciones culturales trimestrales, como por ejemplo ya paso con la feria conmemorativa del Día del Niño realizada el 15 de Julio en el Parque Ali Primera donde un conjunto de artesanos principalmente jugueteros recibieron un financiamiento y expusieron en esta actividad, que tuvo muy buena receptividad del publico con resultados positivos para los artesanos participantes.
  • Avanzar en la Comunalizaciòn de Caracas Municipio Libertador, donde ya se han establecido 8 eje comunales.
  • La realización de un muestreo de artesanos y artesanas capacitadas para la enseñanza y fortalecimiento de los oficios dentro de las comunidades y barrio adentro, esto como una forma de que la artesanía sea una opción productiva y de ingresos atractiva para las personas y juventud, donde se pueda integrar el plan Chamba Juvenil.
  • Construcción de estructuras físicas o módulos, para el acompañamiento de las actividades que tengan que ver con la artesanía en la ciudad.
  • La conformación de comisiones integradas por artesanos para hacer propuestas y llevar adelante temas como los permisos, protección social, formación entre otros.

Los artesanos en el 










viernes, 13 de julio de 2018

El juguetero es un ser especial que da felicidad



Rovimar Serrano Gómez, juguetera, investigadora, poeta y docente palabras en ocasión del otorgamiento de ayuda económica al gremio de artesanos

Me siento profundamente agradecida por estar hoy formando parte de este grupo de hermanas y hermanos que nos unimos en vísperas del día del niño y de la niña, entendiendo que ese día es tan solo un pretexto para valorar esa etapa tan importante dentro de la conformación de nuestra existencia.

Ser la vocera en este acto tan significativo encierra un compromiso muy grande al tratar de hilar las palabras más idóneas que den cuenta de esta lucha que lleva el movimiento de artesanas y artesanos de Venezuela, especialmente los hacedores de juguetes, una lucha que busca entender que las artesanías tienen una variada inscripción social: desde lo cultural, económico, político, simbólico y ético.

En otras palabras, se configura un diálogo con esos procesos y fenómenos sociales que nos identifican y que se articulan para el entramado tejido de un Estado. Podemos señalar aquí la presencia de una lucha desigual ante el bombardeo del aparato mediático con sus estereotipos y mecanismos de imposición de patrones de comportamiento y de consumo.

Es en este escenario donde notamos la presencia del juguetero y juguetera, que a pesar de los procesos industrializados que signan la producción de artículos y mercancías, construye juguetes con sus manos y da vida a esos materiales de nuestro entorno, tales como: madera, semillas, telas, hilos, cuero y plástico, entre otros.

Aquí destacamos la hermosa labor que desarrolla el colectivo de jugueteros de aula Taller La Zaranda en el Estado Aragua: Julio Pérez, Jesús Torcatt y Ginmi Gulianelly, con la confección de juguetes a partir de botellas y tapas plásticas. Un ejemplo a seguir porque los jugueteros y jugueteras han tenido que innovar a partir de las limitaciones que el contexto actual nos ha impuesto.
En nuestra cotidianidad vemos juguetes y juegos tradicionales e identitarios que siguen presentes en el imaginario colectivo: trompos, gurrufios, maromeros, yoyos, zarandas, papagayos y este gurrumango que se resiste a desaparecer. Son juguetes que van tejiendo esa urdimbre necesaria para nuestra existencia, una existencia que buscamos que esté marcada por la alegría, la paz, el amor y la convivencia.

¿Y qué son los juguetes? ¿Por qué jugamos lo que jugamos?

—Son objetos que responden a un pasado signado por ritos mágico-religiosos o prácticas para la obtención de alimentos; objetos que nuestros antepasados crearon para invocar y loar las fuerzas superiores y desconocidas del universo.

Dicen algunos estudiosos que en el pasado el trompo se usaba para atraer los vientos; el papagayo, en algunos países árabes, para alejar a los malos espíritus que atacan a los niños y niñas recién nacidos, y en China como mecanismo de comunicación durante la guerra y en las islas del pacífico para pescar; el sonajero para alejar los malos espíritus; y el gurrumango para relajar.
Estos y otros juguetes tienen hoy día otra significación, producto de la modernización de las sociedades y sus respectivas transformaciones, a pesar de que hemos olvidado los usos que le dábamos.

Esos objetos conviven con nosotros porque los hemos transmitido de distintas maneras, de generación a generación; y prueba de ello es el trabajo que lleva a cabo el movimiento de jugueteras y jugueteros de Venezuela al hacer esfuerzos para que sigan aquí esos juguetes y juegos tradicionales.

También nos alegramos cuando aparecen espontáneamente espacios y gente para volar papagayos, jugar muñecas, trompos, jugar la ere, paralizado y muchos otros juegos, sin necesidad de una propaganda televisiva que invite a eso.

A partir de esos espacios para los juegos, son muchos los momentos especiales que se han atesorado en nuestra vida en torno a ellos. Allí hemos aprendido formas de relacionarnos con los otros a través de la sana convivencia, hemos creado grandes lazos de amistad, aprendimos reglas, solidaridad, compromiso, entrega y sobre todo a generar equilibrio a partir del goce y la diversión.
Por otro lado, quiero señalar un hecho significativo que acontece cuando un juguetero o juguetera participa en una feria y el visitante interactúa con nuestros juguetes: empieza a dibujarse una gran sonrisa frente a ese juguete, pues se evocan sensibilidades; cosa que no ocurre con otras formas de artesanía. Y es que nuestros juguetes tienen alma, esa esencia que transmitimos cuando procesamos la materia prima y vamos dándole vida al juguete. Los fabricamos desde esa tranquilidad que encierra la conexión con ese poder creador y eso se evidencia en cada juguete.

El juguetero y la juguetera saben llegar al punto sensible del ser humano. Es un ser especial, produce un juguete que le da felicidad a mucha gente. Es un creador, un soñador que hace falta en cada sociedad, pues mantienen la esencia del hombre.
En una entrevista que le hice hace unos cuatro años a Humberto Rivas, juguetero del Estado Mérida, señalaba que: “Necesitamos recordar la habilidad de manejarnos con el viento, arrastrarnos, llenarnos de polvo, desarrollar la motricidad fina, correr, saltar…”; en fin, el oficio de juguetero contribuye con el desarrollo físico y emocional de nuestros niños y niñas.

Podemos señalar también que el juguetero(a) es un niño en esencia, en su actitud, porque tiene a flor de boca el chiste oportuno, la risa amable y sobre todo la comprensión por el otro. De allí nace la creatividad, porque para los niños y niñas todo se puede hacer.
Pensamos, además, que los jugueteros son grandes profesionales, ya que dominan el uso del color, el equilibrio, la simetría; saben de matemáticas, ciencias, física y filosofía, cuestiones que nos llevan a pensar en la necesidad de que nuestros niños, niñas y jóvenes se inclinen hacia el trabajo manual, para que ellos mismos sean capaces de crear sus juguetes y todo aquello que puedan necesitar en su cotidianidad.

Decía Rousseau, en su tratado sobre la educación (1762), que: “Emilio debe aprender un oficio, un verdadero oficio, un arte puramente mecánico en el que las manos trabajen más que la cabeza… En lugar de obligar al niño a inclinarse sobre los libros, lo ocupo en un taller donde sus manos trabajen en provecho de su espíritu: mientras cree ser sólo un obrero se convierte en filósofo”.
Nos queda decir que, desde este colectivo, aplaudimos la acertada iniciativa llevada a cabo por la Alcaldía Bolivariana del Municipio Libertador a manos de la alcaldesa Erika Farías y su equipo de trabajo, por este apoyo económico ofrecido a este grupo de jugueteras y jugueteros; una iniciativa que se suma al conjunto de acciones que lleva el gobierno nacional para contribuir con la infancia de este país.
Animamos al equipo de gobierno de este municipio a reflexionar sobre el diseño de políticas sociales para que las escuelas, museos, plazas, calles hospitales y todos los espacios de la ciudad se orienten al uso, conocimiento y práctica del juego y del juguete tradicional y ancestral, bajo criterios que permitan a niñas y niños ejercer su derecho a una infancia feliz.

Nosotros, los integrantes del movimiento de jugueteros y jugueteras, nos mantenemos activados para el encuentro permanente de nuestros hermanos y hermanas en toda Venezuela y el intercambio de saberes. Prueba de ello son las múltiples ferias donde se exponen y ofrecen talleres gratuitos para dar a conocer el oficio.

En octubre de este año está previsto el encuentro nacional de jugueteras y jugueteros en el Pedagógico de Caracas. Y para el año 2019, el primer evento internacional que hemos querido denominar nuestro americano, para rememorar el ideario de nuestro precursor Francisco de Miranda. En esta ocasión queremos un continente unido a través de los juegos, juguetes y deportes tradicionales y ancestrales.
Este evento internacional es producto de las conversaciones y encuentros con algunos miembros de la asociación panamericana de juegos y deportes autóctonos y tradicionales: Kiabarú Gómez por Venezuela, Elizara Marín por Brasil, Wilfredo Chau por Perú y Nelson Medina por Honduras.

Concluimos haciendo hincapié en que este colectivo de jugueteras y jugueteros es un movimiento que hace presencia en estos tiempos de cambio que ponen de manifiesto la contradicción entre las fuerzas técnicas y económicas.
Intentamos rebelarnos contra el capitalismo con esas leyes de mercado. Ofrecemos nuestros juguetes no como piezas u objetos artesanales, sino como una manifestación de la actividad humana, un artefacto cultural sin pretensiones y seducciones de agentes externos. Defendemos lo local, respetamos la soberanía popular, el saber ancestral, lo reivindicamos y estamos orgullosos de postergar ese legado a través de nuestros juguetes.

Así que viva nuestra Patria, nuestros artesanos y artesanas y todas aquellas mujeres y hombres que contribuyen desde el amor al desarrollo de este país. ¡Un viva para todos!

Rovimar Serrano Gómez
Caracas, 7 de julio de 2018
fuente: Ciudad Css

jueves, 5 de julio de 2018

Descarga la Ley para el Desarrollo y Creación artesanal 2015 (Venezuela)

El día de hoy les traigo la Ley de artesanía vigente para Venezuela desde el año 2015en dos versiones la primera en pdf que puedes ver, leer y descargar debajo  y esta la segunda versión en documento de texto (.doc) que puedes modificar y adaptar para tus necesidades, este lo puedes descargar aqui

Espero que les sea de utilidad y no olvides compartir este contenido, si tienen alguna critica u opinión a esta ley por favor escriba en los comentarios que siempre es bueno.

shareTHIS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...